En el año 2000, hubo un estimado de 9 millones de nuevas fracturas osteoporóticas, de las cuales 1.6 millones fueron en la cadera