En la mayoría de los casos de piernas arqueadas que persisten después de la infancia, hay poco o ningún efecto sobre la capacidad de caminar

Deja un comentario

Your email address will not be published.